Reflexiones sobre los futuros peligros que corre nuestra sociedad. ¿son las I. A. y la robótica una amenaza real?

¿SON LA I. A. Y LA ROBÓTICA UNA AMENAZA REAL?

La Rebelión de las máquinas

Los humanos, como especie, nos hemos erguido como los principales predadores de la Tierra por miles de años, nuestra psique nos ha permitido estar en constante evolución y desarrollo, ejerciendo una separación con respecto a las demás criaturas del planeta.

Actualmente y en boca de todos, en la vanguardia de la evolución basada tecnología: las formas robóticas y algoritmos que simulan el pensamiento humano han tomado el protagonismo.

La superación de las nuevas formas tecnológicas a los propios humanos es una realidad muy cercana. En este rápido proceso, el miedo a ser barridos como especie por un posible despertar consciente de la tecnología o simplemente por un desajuste de la misma, es considerado como una posibilidad dentro de los círculos de expertos en la materia.

Una posible guerra abierta entre las I.A. y la humanidad?

El transhumanismo surge como una posible solución para equiparar nuestras dotes a las de formas de existencia sintéticas en esa eventual lucha por el control del mundo y en caso extremo, en una guerra apocalíptica la cual tanto ha sido recreada en artículos, novelas y películas… Y en nuestras mentes.

Cuando esos cuerpos inertes cobren vida, cuando se puedan mover con autonomía y agilidad, posean una fuerza y resistencia inalcanzable para nosotros y sean capaces de anticiparse fácilmente a nuestros pensamientos teniendo el control de toda forma electrónica, entonces nuestro destino como especie penderá de un fino hilo.

Todo dependerá de la voluntad de un algoritmo que nos superará en análisis de datos y previsión de posibilidades, de la fuerza y autonomía que las máquinas hayan adquirido.

El hombre siendo el lobo del hombre

Por otro lado, quizá esta futurible cuarta revolución industrial solo traiga una mejora más en calidad de vida, aunque no sé si esto será para para todos. Se espera que millones de trabajos se pierdan y que la sociedad experimente grandes cambios estructurales, pero posiblemente nos adaptaremos como ya hicimos en las pasadas eras donde ya hubo grandes saltos evolutivos.

Los humanos no serán depredados por las máquinas sino que seguirán siendo depredados por sí mismos, por la avaricia inherente a la inconsciencia, quizá no pueda ser de otra manera.

Es posible que planes para mermar la población se llevasen a cabo, pues ya no será necesaria tanta gente. En este caso se popularizaría el aborto, la eutanasia, se manipularía el clima para que el agua no sea suficiente y con ello la desertificación daría paso a la escasez de alimentos, a las políticas hipe-restrictivas por el “cambio climático” nos dejarían con energía escasa y sin transportes individuales, nos obligarían a estar encerrados en los barrios de 15 minutos, a desanimarnos, a tener menos ganas de traer almas a este mundo.

Quizá haya una oleada de propaganda sobre la homosexualidad, la transexualidad en la televisión y en los colegios para implementar estas ideas a los niños, creando futuras parejas estériles, rompiendo las familias tradicionales para siempre, en definitiva de acabar con el eslabón social que ha ido evolucionando desde hace miles de años hasta ahora.

Fragmentación social?

Y todo esto lo consentiríamos porque las I. A., alimentadas hasta la saciedad con nuestros datos, estarán tan avanzadas que podrán hacer una predicción veraz de cada movimiento propagandístico para el éxito rotundo. Justo a medida de cada segmento social, perfectamente seleccionado para cada grupo, medido para romper y seccionar en porciones cada vez mas pequeñas a los colectivos sociales hasta separarnos a todos, debilitandonos al máximo como sociedad, las familias, las parejas, todo.

En definitiva

Puede que ninguna de estas dos opciones cobre fuerza, quizá el futuro nos depara sorpresas y la naturaleza humana encuentre la forma de coexistir con los grandes peligros que se avecinan. Entonces podré decir que cualquier parecido de este artículo con la realidad futura será pura coincidencia.

 

*fotos tomadas en las cercanías del Gran Bazar de Estambul.